splashing-275950_1280

Cómo lavar tu cabello de manera adecuada

El título de nuestro artículo parece de perogrullo pero lo cierto es que muchos de los problemas que presenta el cabello provienen de no lavarlo adecuadamente. Para evitar esto, queremos compartir con vosotros unas sencillas pautas que os ayudarán a lavar vuestro cabello correctamente.

 

¿Cuáles son los problemas más comunes a la hora de lavar el cabello?

  • Usar agua excesivamente caliente.
  • No usar un producto adecuado.
  • No aclarar correctamente el producto.
  • Ser excesivamente agresivos con nuestro cabello.

 

Pasos a seguir para conseguir un cabello bonito y brillante:

 

+ Elegir un producto adecuado

Lo primero de todo, es estar seguros de que tenemos los productos adecuados para nuestro tipo de cabello. No es lo mismo tratar con un pelo seco y quebradizo que con un cabello graso o coloreado. Si tienes alguna duda, siempre puedes preguntar a tu estilista de confianza cuál sería el champú, el acondicionador o la mascarilla más adecuada para ti.

+ Aplicación del producto

Algo que no se tiene en cuenta a la hora de lavarse el cabello es adecuar la temperatura del agua para que este no sufra -especialmente cuando llega el frío y agradecemos esas duchas calentitas-. El agua excesivamente caliente abre en exceso la cutícula dañando el pelo. Así, utilizaremos agua tibia para lavar y aclarar el cabello.

A la hora de aplicar el producto es necesario tener en cuenta que la cantidad de producto que usemos también es importante. Para las melenas cortas o medias, tan sólo tenemos que aplicar la cantidad equivalente a una avellana para lavar todo el cabello. Si tienes una melena más larga, usa un poco más de cantidad.

Una vez que tenemos el producto en las manos, es recomendable crear un poco de espuma con las manos antes de aplicar nuestro champú para que se desperdicie menos producto y su aplicación sea más sencilla. A la hora de lavarnos el pelo no hay que ser brusco sino que hay que masajear suavemente la zona con los dedos para permitir que el producto llegue a todas partes sin dañar ni el cuero cabelludo ni el pelo en sí.

+ Aclarado

Transcurridos unos minutos podremos aclarar el cabello con abundante agua. Este paso es muy importante ya los restos de producto pueden producir irritaciones e incluso alergias. Para saber si nos hemos aclarado correctamente hay unos sencillos trucos a tener en cuenta: no tenemos que tener espuma en el cabello y notaremos que el tacto del mismo es menos resbaladizo.

+ Acondicionadores y mascarillas

A la hora de usar el acondicionador o la mascarilla, el pelo tiene que estar húmedo pero no empapado. Para hacer un poco de tiempo podemos aprovechar a desenredar el pelo con cuidado. De este modo, será más sencillo aplicar el producto y el cabello habrá perdido parte de la humedad. Usaremos un peine de púas anchas comenzando a desenredarlo desde las puntas para evitar no sólo los odiosos tirones, sino también que el cabello se rompa. Una vez finalizado este proceso, aplicaremos el acondicionador o la mascarilla según las instrucciones de uso del producto ya que los tiempos de aplicación y reposo varían en cada marca y tratamiento.

El uso de la mascarilla es aconsejable una vez por semana para nutrir, reparar y fortificar el cabello.

+ Aclarado final

Si quieres conseguir un poco de brillo extra, aclárate el pelo con agua fría. Así no sólo conseguirás que brille más sino que estarás favoreciendo la circulación mejorando de este modo su salud.